La teoría del patán

¿Porque te quiero te aporreo? ¿Qué le pasa a este mundo?

Mi abuela me enseño un dicho cuando era niña que decía “porque te quiero, te aporreo” y después de veintitantos años en este mundo sin ser filosofa, pero si un buen hombro para llorar y un oído para escuchar he construido una teoría que se llama “La teoría del patán”, pero todavía me pregunto ¿por qué nos enseñaron que amar es llorar?.

Y sé que ya hablé sobre el hecho de querer rehabilitar gamín pero, de verdad, yo no entiendo que esperan las mujeres de la vida andando con un patán que no las valora o los hombres con una “dama” que lo único que hace es aprovecharse del amor y la buena fe del otro. La teoría del patán nace de ver a más de uno como una vil pelota detrás de alguien, dejando que decidan por ellos, que los traten como quieran, que las cosas se hagan a la manera de ese “alguien” y aparezcan cuando se les da la gana.

El patán o la patana desde un principio dejan claro que son ellos quienes llevan las riendas de la “relación” de una manera sutil y aprovechan los puntos débiles de la otra persona para ponerle una venda en los ojos y anestesiar toda su razón.

Para hacérselos un poco más fácil… Si detectan alguna de estas alarmas, háganse un favor den un giro en U y corran lo más rápido que puedan por su vida:

1.El canto de la sirena.

Saben lo quieres, como quien lleva un ratón a la trampa… ponen migajas. Una capacidad increíble utilizada para hacerte creer que te dará todo y uno no se ayuda, se deja seducir de manera absurda hasta que ya no hay razón lógica que valga.

2.Conoce tus miedos y te da “seguridad”.

Este punto es básico y súper bobo porque todos caen. El ejemplo más claro es la película de terror, se hace el fuerte uno se refugia en él y ya conocemos el final, es un clásico pero seguimos cayendo.

3.Dependencia total y completa.

Desde el punto de vista psicológico y cristiano esta persona se vuelve el ombligo del universo. Uno deposita toda expectativa o faltante en el otro para que sea llenada y creemos no hay nada mejor ni más allá de ellos.

4.Pone las reglas.

El sujeto en cuestión es quien decide qué hará y cómo se hará. En esta etapa uno está tan llevado que deja que esa persona mande y pida; conozco más de un caso en los que hasta dejan de comer o hacer algo por que al otro no le gusta, como salir con amigos o familia, no hacer o empezar hacer deporte y en casos más extremos de la vida real, volverse vegetarianos sin saber por qué.

5.Manipulación.

Es cuando el punto 2 se vuelve en nuestra contra. Te hacen creer que se mueren sin ti, aprovechando tus puntos vulnerables para que no los dejes… No hace falta explicarlo mucho porque les funciona muy bien.

6.El trapo o la caneca.

Cuando esta persona se cansa de ti solo hay dos opciones: uno, te vuelves el trapo de la cocina (Sí, como el de las mamás que está quemado, manchado y feo pero no lo botan) o dos, te botan a la basura y te cambian por un juguete nuevo.

En este punto de la vida comparto la opinión de muchos, las novelas mexicanas nos dañaron la cabeza, porque carajos creemos que todo tiene que ser trágico, sufrido y que todos se oponen a nuestro amor, que entre más dificil sea es más puro PERO NOOO lo siento tengo que bajarlos de la nube, además justificamos la dependencia en la relación con frases como: “Yo lo amo…. Va a cambiar… Es que solo ven lo malo… -o la campeona- Es que si me dejara sería más fácil, es que yo no quiero que él sufra”. ¡Por favor, despertemos! A veces me provoca cachetear a los que me dicen esto.

Realmente, yo no creo que el amor sea algo en lo que uno deba llorar eternamente, algo que se pueda usar para aprovecharse de las debilidades del otro y hacerlo rendirse a sus pies como en una guerra, porque al final quien decide dejar al patán o conseguir algo peor es uno, por eso analicen en donde se van a meter.

2 comentarios sobre “La teoría del patán

  1. Tienes razón, muchisima y de hecho uno a veces no cae en cuenta cuando da con esta clase de pendejos y te dejas llevar y al final resultas bastante afectada, pero bien, al menos con experiencia es dificil que el proceso se vuelva a repetir, claro, si es que no te mal acostumbras o no tienes la autoestima tan baja que sigues tras el pendejo :v
    Saluditos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s